Siete claves que harán de usted un empleado imprescindible

En los tiempos que corren, tener un trabajo es tener un tesoro. ¿Sabe cuáles son las claves para convertirse en un empleado ‘Top’?

Los buenos no siempre son los más notables. Como reza el dicho “no sólo es importante ser bueno sino parecerlo”. En la empresa y en los tiempos que corren esto es esencial. En España, el miedo a perder el trabajo aumenta con la crisis. Desde Setesca, consultora especializada en la reducción de costes e incremento de la productividad y eficiencia operacional, se dan las pautas para convertirse en el “empleado 10″.

1.- ¿Cuánto vale mi puesto y qué beneficio aporto?
Tal y como se destaca desde Setesca, lo primero que tiene que hacer un empleado para conseguir destacar y ser brillante es preguntarse si el coste del puesto de trabajo es equivalente al beneficio que ofrece a su compañía. Si el coste del puesto es mayor al beneficio que aporta o al que tendría un puesto equivalente subcontratado, muy probablemente le situarán como una potencial baja por restructuración o por externalización.

2.- Ser proactivo
Es esencial que el trabajador sea proactivo y aumente, en la medida de lo posible, el valor de su puesto de trabajo. Esto se puede hacer reflexionando sobre qué es lo que podría aportar más o, por otro lado, reduciendo costes a la empresa. Solo los puestos que aporten valor de manera absoluta serán valorados sin discusión dentro de las empresas.

3.- En el punto de mira: el resultado económico
Para que el empleado aporte valor a su puesto, es esencial que se oriente al resultado económico. Todo puesto de trabajo o actividad dentro de una organización puede ser valorado en términos económicos directa o indirectamente. El empleado debe considerarse a sí mismo como potencial centro de beneficio dentro de la organización.

4.- Hacerse ver
Se pueden hacer muy bien las cosas, pero si uno mismo no “se vende”, no servirá de nada, o al menos, no estará en la “mente” de sus jefes. Desde Setesca se incide en la importancia de comunicar el valor que se aporta. Según estudios llevados a cabo por la consultora, el saber comunicar el valor aportado dentro de sus organizaciones es una clara debilidad para muchos profesionales (especialmente y por razones obvias para aquellos que no trabajan en funciones de marketing y ventas).

5.- ¿Qué esperan de mí?
Lo importante es saber lo que se espera de cada uno. Para ello, hay que pedir un feedback regularmente. Definir bien los objetivos y ser autoexigente para intentar exceder las expectativas puestas.

6.- Mejor, evitar los conflictos
El conflicto con los compañeros dificulta la relación y entorpece la consecución de buenos resultados, y el conflicto con su jefe, simplemente pone en riesgo su puesto de trabajo.

7.- Y, por si acaso…
No dejar de relacionarse y comunicarse con potenciales empleadores de forma que te conozcan (acudir a foros, seminarios, etc). Esto es siempre positivo ya que se pueden descubrir nuevas y mejores prácticas profesionales y además, uno mismo, se da a conocer.

[Via Finanzas]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)