‘Memes’: la mezcla de humor, crítica y actualidad que triunfa en la red #LaAnet

Celebridades y grandes marcas ven en este tipo de mensajes graciosos una nueva forma de publicidad.Muchos llegan a estas creaciones por el WhatsApp sin darse cuenta de que les dan más impacto.

MemesD

Meme no es aún un vocablo que pueda encontrarse en el diccionario. Pero a pesar de que muchos desconocen su significado, casi todos los que se mueven en internet, aunque sea sólo a través del WhatsApp de su smartphone, han recibido, reenviado e incluso creado alguna vez un meme. Los expertos en comunicación coinciden al definirlo como una idea, casi siempre difundida a través del lenguaje audiovisual, que se contagia a través de la red. Humor y emoción están entre las claves de un fenómeno viral, aparentemente espontáneo y sin jerarquías, que aborda todo tipo de contenidos y ha despertado también el interés de las grandes marcas, los partidos políticos o las celebridades.

Memes2D

Carles Puyol compartió en verano en Instagram una foto en la que practicaba acroyoga junto a su pareja; Carles Sans, del Tricicle, lo parodió con una selfie (autofoto) que envió por el WhatsApp a Puyol. Sin saberlo creó su primer meme viral, propagado por las redes sociales. Incluso los medios de comunicación convirtieron aquel mensaje en noticia; ha sucedido lo mismo con los memes del anuncio de la lotería o la dimisión de Ana Mato.

Memes3D

Lo que hizo el integrante del Tricicle de forma espontánea es ya una práctica perfectamente meditada por algunas empresas y personajes famosos que utilizan los memes como vehículo para lanzar sus mensajes, en una especie de publicidad más o menos encubierta por el humor y el entretenimiento; en algunos casos se convierte incluso en una actividad lucrativa. “La capacidad memética de la blogosfera se está utilizando de manera creciente para impulsar estrategias de marketing viral, en las que la idea de base circula no sólo por su atractivo, sino también por su intencionada promoción”, destaca José L. Orihuela, profesor de la Universidad de Navarra, experto en comunicación digital.

Memes4D

Muchas son las definiciones que circulan de meme, palabra ya universal, en torno a una misma idea: mensajes virtuales con vocación viral. “Son ideas con capacidad para difundirse de forma epidémica y exponencial a través de una audiencia determinada” (Enrique Dans); “son contenidos que se producen por y para la red y se extienden de forma viral porque entretienen o son útiles” (Nico Varonas). Muchos teorizan sobre lo que aparentemente puede parecer una cuestión trivial. “Es una idea contagiosa que se transmite a través de internet de forma muy rápida; se propaga de forma viral y va mutando por el camino, como sucede con las leyendas urbanas”, explica Delia Rodríguez, periodista y escritora, autora de Memecracia. Los virales que nos gobiernan.

Memes5D

Pueden utilizar varios canales, sea un fotomontaje, un videoclip, un vídeo, un cómic o simple texto. “Son ideas originales, útiles o divertidas, cuyo atractivo hace que la gente las adopte y comparta. La red se ha convertido en un entorno especialmente apto para la difusión de estas ideas infecciosas”, añade Orihuela.

Memes6D

El fenómeno es transversal, sin apenas fronteras entre perfiles de usuarios. “La gente está llegando a los memes a través del WhatsApp, para muchos es su primera experiencia en internet; aunque no le sepan poner un nombre, experimentan”, explica Rodríguez. La creatividad de ciudadanos anónimos se convierte en viral sin más recompensa que difundir con éxito un mensaje.

“Cualquiera puede intervenir en el debate político cogiendo el Photoshop, no tienes por qué ser un artista para que tu mensaje triunfe. Cualquiera puede hacer algo, aunque sea cutre, que la gente quiera compartir”, añade Rodríguez. Para muestra, el cruce de memes a favor o en contra del aborto. “Las herramientas tecnológicas hacen que vayan de abajo arriba”, destaca Trina Milan, asesora de innovación en la red.

Internet, terreno abonado a lo instantáneo y muchas veces fugaz, hace el resto. Aunque la mayoría de los memes llegan en clave de parodia, muchos son más que un chiste. El fenómeno traspasa las fronteras del divertimento. La indignación contra la corrupción o los desahucios, los derechos de los animales o el estallido independentista en Catalunya tienen forma de meme. También asuntos menos trascendentes como la gastronomía, la música, el cine o una clasificación global con las manías más recurrentes.

La actualidad también se cose a diario a través de esta nueva forma de comunicación, por lo que los memes se han contagiado en los últimos meses del virus de Ébola, el pequeño Nicolás, las críticas a Hollande, la dimisión de Ana Mato o la lesión de Vermaelen; sea con un sencillo videoclip protesta, un fotomontaje cutre del trasero de Kim Kardashian o un ingenioso cómic de una familia desahuciada en la calle.

Los expertos advierten que los receptores deben tomar una actitud crítica cuando comparten un meme, ya sea a través del Twitter, el Facebook o el WhatsApp, para preguntarse cuestiones como a quién le interesa que aquel mensaje se propague o si la información que se transmite es veraz o puede perjudicar a terceros. “El verdadero peligro de los memes es que nos los creamos sin saber que han sido premeditados o responden a objetivos concretos”, alerta Rodríguez. Memes sí, pero sin ser memos.

Visitas la web de trabajos realizados pinchando sobre la Imagen

Visitas la web de trabajos realizados pinchando sobre la Imagen

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)