No, EE.UU. no tendrá un WiFi nacional gratuito

“Super” WiFi gratuito en todo el país. Suena bien, ¿verdad? Pero no haga las maletas todavía porque es una gran generalización. No, Estados Unidos no está preparando una red WiFi masiva y gratuita para todo el país.

La noticia ha comenzado a correr por la red a raíz de un artículo bastante ambiguo de Washington Post, que además ha sido corregido. Parece que se trata de un clásico caso de confusión entre las dos acepciones de “free” en inglés (“gratis” y “libre”) y puede que de por medio haya algo de manipulación por parte de los lobbys de Washington con intereses en el proceso.

Como en otros países el organismo nacional de telecomunicaciones, conocido aquí como la FCC, se ha encontrado de repente con una parte del espectro radioeléctrico disponible. Son las frecuencias que usaban las emisiones de televisión analógica. ¿Qué se puede hacer con ellas? Hay dos opciones.

La primera es mantener el espectro “cerrado” y licenciarlo a operadoras de telefonía u otro tipo de empresas similares.

La segunda es dejar la banda “abierta” como ocurre por ejemplo con las frecuencias de 2,4 Ghz y 5 Ghz, las que hoy usan tecnologías como Wi-Fi o Bluetooth. En este segundo caso los estadounidenses podrían utilizarlas con dispositivos de comunicaciones sin necesidad de adquirir una licencia, de la misma forma que hoy cualquiera puede comprar un router WiFi e instalarlo en casa.

La diferencia es que la banda ahora disponible resulta más atractiva que las existentes ahora mismo en dominio público. Cuanto menor es la frecuencia utilizada, mayor es el rango de la señal. A la misma potencia, los dispositivos que emiten en 2,4 Ghz tienen mayor alcance que los que emiten en 5 Ghz, por ejemplo.

La frecuencias disponibles son aún más bajas que la del actual WiFi o Bluetooth. Si se permitiese su uso sin licencia se podrían crear routers WiFi de mayor alcance o menor consumo y además se solucionaría parte del problema de congestión que hay ahora mismo en las bandas libres.

¿Qué va a pasar? La FCC aún no ha tomado una decisión clara y probablemente se convierta en un debate bastante largo. Hay muchos intereses de por medio.

Empresas como Google o Microsoft quieren liberar el espacio y aprovechar parte para lanzar sus propios servicios de comunicaciones (y quién sabe, lo mismo gratuitos o financiados mediante publicidad, aunque es poco probable).

Las operadoras preferirían licenciar de forma exclusiva ese espacio para expandir sus redes, sobre todo ahora que los smartphones están saturando la capacidad disponible.

Lo más probable es que EE.UU. acabe tomando una decisión intermedia y se comparta la frecuencia disponible. Pero los términos concretos de ese reparto van a crear tensiones en el congreso americano durante años.

[Via ElMundo]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)