¿Por qué todos temen a WhatsApp? @LaAnet #LaAnet_News

Otras aplicaciones ofrecen llamadas pero su llegada preocupa más a las ‘telecos’.
Sus 450 millones de usuarios activos están muy por encima de sus competidores

whatsApp

WhatsApp ha sido la gran protagonista del Mobile World Congress (MWC) celebrado esta semana en Barcelona. La mayor feria mundial del móvil tenía hasta ahora a los operadores tradicionales y fabricantes como reyes de la fiesta pero la atención recibida por la aplicación, creada hace solo cinco años y que la pasada semana se vendió a Facebook por 14.000 millones de euros, demuestra el cambio de paradigma en el mundo de las telecomunicaciones.

En Barcelona, el fundador de WhatsApp Jan Koum anunció que a partir del verano el servicio para enviar mensajes permitirá también realizar llamadas entre sus usuarios utilizando la conexión de datos o Wifi. La función no es nada novedosa. Se puede decir incluso que llega tarde, ya que competidoras como Skype -líder en este mercado y que fue comprada por Microsoft en 2011-, Line, Viber, Vonage o incluso las propias Apple y Google ya tienen esa función, desde hace años en algunos casos, con resultados hasta ahora más bien limitados. ¿Por qué entonces hizo tanto ruido el anuncio?

La respuesta está en el número de usuarios y su fidelización. Los 450 millones de usuarios activos cada mes -unos 23 millones de ellos en España- de WhatsApp están muy por encima del resto de sus competidores y, además, la devoción a la aplicación parece blindada incluso ante posibles caídas del servicio, como ocurrió el pasado sábado durante cuatro horas. Otra ventaja es que trabaja sobre la agenda de contactos de nuestro teléfono móvil y no requiere crear un nuevo usuario. «Tendrá más éxito siempre que se utilicen en el contexto natural de WhatsApp: una experiencia de comunicación entre una red de usuarios, enriquecida por la llamada de voz. Tenemos que recordar que WhatsApp está orientada al móvil, mientras que Skype tiene también muchos usuarios desde otros dispositivos, como el PC. Cubren diferentes contextos de llamada, aunque pueda haber áreas de competencia directa», explica a EL MUNDO Alberto Bellé, analista de la consultora IDC.

Actualmente, la mayoría de los servicios de llamadas por internet, conocidos como VoIP, son gratuitos cuando los dos usuarios tienen la aplicación y tienen un pequeño coste por minuto cuando la llamada se realiza a un número de móvil o fijo. Es por eso que tampoco resulta un negocio especialmente lucrativo. Cada usuario gasta una media de sólo 7,13 dólares al año en estas apps de voz, según un informe de la consultora Infonetics. Por ello, la mayoría busca otras vías de generar ingresos, como la publicidad u otras más novedosas, como la venta de pegatinas virtuales en el caso de Line.

Quejas de las operadoras
Pese a todo, el anuncio de la llegada de WhatsApp a este mercado sí que parece haber puesto de los nervios a más de una operadora. El presidente de Telefónica, César Alierta, fue muy explícito el jueves al criticar que haya reglas «asimétricas» para los operadores de telecomunicaciones y otras para las compañías de internet, como Google, Facebook o la propia WhatsApp.

Los operadores tradicionales critican que estos servicios aprovechen sus redes, en las que han tenido que invertir durante años -y siguen haciéndolo-, pero sin pagar por ello y terminando por hacerles la competencia, como ocurrió con los SMS y puede suceder ahora con las llamadas de voz. El consejero delegado de Yoigo, Eduardo Taulet, también fue claro: «WhatsApp ha logrado 19.000 millones de dólares gracias a que otros señores invertimos todos los días en que sus mensajes lleguen a sus destinos».

Las quejas no provienen sólo de las compañías españolas. La consejera delegada de Singtel, compañía de Singapur con presencia en 25 países, aseguró en Barcelona que los reguladores australianos deberían permitir que cobrar un canon a empresas como Skype y WhatsApp por usar sus redes en el país.

Depreciación de la voz
La principal consecuencia de la llegada de WhatsApp a las llamadas puede ser una aceleración del proceso, ya en marcha, por el que los operadores ofrecen llamadas ilimitadas gratis o por unos pocos céntimos el minuto y buscan sus ingresos a través de los paquetes de datos de internet móvil u otros servicios digitales, como ofertas de televisión.

«Este fenómeno va a acelerar un proceso que ya estaba en marcha, la caída de márgenes de las comunicaciones tradicionales. Esto desplaza los ingresos hacia los datos, aunque no crecen igual que la caída en la voz. WhatsApp ha creado una nueva experiencia de comunicación y las operadoras tendrán que experimentar en esta dirección para buscar oportunidades de ingresos», explica en este sentido Alberto Bellé, de la consultora IDC.

El área donde la aplicación puede hacer una erosión mayor es el de las llamadas internacionales, cuyas tarifas siguen siendo muy altas, y en países en vías de desarrollo, donde la voz es aún una fuente importante de ingresos para las operadoras. Lo que no parece esperable es que la posible caída en los ingresos de las teleco se trasvase íntegramente a WhatsApp y el resto de servicios de llamadas por VoIP, ya que las tarifas en ese mercado son simbólicas y aumentarlas ahuyentaría a los usuarios. «No sabemos cómo van a generar ingresos. Pero seguro que seguirán explorando hasta que encuentren su fórmula. Oiremos más noticias de WhatsApp», concluye Bellé.
[Via El Mundo]


[Solicitamos un, Me Gusta en nuestra página LaAnet en Facebook]

[SORPRENDETE!!! Tu Web de RECETAS de Cocina ]

[Aquí te dejamos un enlace a una web responsive realizada por LaAnet]

[Más ejemplos en nuestra web de trabajos realizados]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)