Sexo oral y violencia: así combate el Parlamento danés la abstención @LaAnet #LaAnet_News

‘Si no vas tú a votar te llevo yo a hostias al colegio electoral’. Grosero, soez y violento, pero así es el personaje que protagoniza el polémico vídeo de dibujos animados con el que el Parlamento de Dinamarca trataba de motivar a la ciudadanía para que fuese a votar a las elecciones europeas del próximo 25 de mayo. ‘Voteman’, el original nombre del protagonista de esta polémica campaña, se presenta en la cama practicando sexo oral con un grupo de mujeres. En ese momento, una llamada lo alerta de que tiene trabajo: obligar a los abstencionistas, a puñetazo limpio, para que acudan a las urnas. La felación puede esperar.

parlamento_danes

La carga sexual del vídeo, así como la violencia implícita que contiene (en un momento dado le cortan la cabeza a un hipster, esos jóvenes modernos tan odiados como venerados) ha generado una fuerte polémica hasta el punto de que el parlamento danés se ha visto obligado a retirar la campaña. El ‘spot’, publicado tanto en la página de Facebook del Parlamento como en su canal de YouTube, había originado protestas de políticos y ciudadanos desde el primer momento.

Unas críticas que no se hicieron esperar a pesar de que, al final del anuncio, se advertía al espectador sobre el carácter humorístico de la pieza. “Voteman es un personaje de ficción. Las opiniones expresadas son sólo de Voteman. Ningún hipster fue herido durante la realización de esta película”, cuyo coste de producción ha rebasado los 37.000 euros.

Efecto Streisand
En menos de 24 horas, el vídeo del superhéroe Voteman recibió un cuarto de millón de visitas. Dirigido principalmente a los jóvenes daneses, el sector de la población con un mayor porcentaje de abstencionistas (en 2009 votó el 60% del electorado), la compaña se ha vuelto viral en media Europa. Más aún tras conocerse la decisión de censurarlo porque, según explicó el presidente de la cámara, Mogens Lykketoft, en un correo electrónico dirigido al resto de diputados, “transmitía una imagen violenta y degradante de todos los daneses”.
El efecto Streisand, ese común fenómeno por el que el ocultamiento de contenidos en internet provoca el efecto contrario dándole una mayor difusión, ha hecho el resto. En pocos minutos comenzaron a multiplicarse los vídeos subidos por diferentes usuarios a la red. Como casi todo en internet, lo que se publica ya nunca vuelve a desaparecer.
La misiva del presidente de cámara acababa con una clara advertencia para navegantes: “Reconozco que el Parlamento, como institución, debería ser más cauta en el futuro sobre las cosas en las que pone su nombre”. Sin embargo, el daño ya está hecho para algunos sectores de la ciudadanía danesa, que criticaron su tono machista.

Incluyes un Me gusta

Incluyes un Me gusta

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)