Una ‘app’ que te avisa de que viene el revisor del metro @LaAnet #LaAnet_News

DISPONIBLE PARA MADRID, BARCELONA Y VALENCIA

Visita www.LaAnet.org

Visita www.LaAnet.org

Madrid, 8 y media de la mañana, cualquier estación de la red de metro, pero especialmente aquellas en las que cruzan líneas de mucho tránsito. Caras de fastidio y de sueño, carreras para pillar el tren que se escapa, apretujones para entrar en el vagón. Como invitados estrella tenemos los paneles que marcan el tiempo que falta para el próximo tren, en los que los minutos (siempre demasiados) no pasan y que los viajeros miran con cara de resignación, y las escaleras mecánicas que no funcionan, un incidente puntual que cada vez es menos puntual.

El ambiente de belicosidad contra el transporte público, provocado por los madrugones y las prisas se multiplica por el precio siempre ascendente de un billete y crece por las incidencias, averías y retrasos contra los que los técnicos luchan afanosamente pero que los usuarios tienen la sensación de ser cada vez más habituales. Sube el importe a pagar, pero no la calidad del servicio.

Y quien habla del metro de Madrid se refiere igualmente al de Barcelona o al de otras ciudades. Ante un funcionamiento que consideran deficiente, los viajeros expresan sus quejas por las vías oficiales (poniendo reclamaciones) y otras no oficiales. Varias cuentas de Twitter están dedicadas a canalizar el torrente de airadas protestas que se publican cada mañana (un saludo desde aquí al sufrido community manager del Metro de Madrid y sus compañeros de Barcelona y Valencia).

Dónde hay revisores pidiendo billetes
Memetro es una app para los que han decidido darle otro enfoque al asunto: colarse. Ya saben, saltar el torno y entrar sin pagar, adentrándose en una arriesgada dicotomía en la que el trayecto te puede salir gratis o mucho más caro, dependiendo de se te pillan o te sales con la tuya.

Lo que hace Memetro es localizar y avisar de dónde hay revisores pidiendo los billetes a los viajeros para que el que no tenga el suyo reglamentario pueda esquivarlos y evitar la multa. De momento funciona para las redes de transporte de Barcelona, Madrid y Valencia (en la primera con muchos más usuarios, aunque el número crece a buen ritmo en Madrid, y más lentamente en Valencia), incluyendo el metro, la red de autobuses, la de cercanías y la de tranvía o metro ligero.

Gracias a la localización por GPS, el usuario recibe una alarma cada vez que se acerca demasiado a uno de estos controles que haya sido registrado en la aplicación, además de poder consultar una lista completa de los lugares donde hay apostados revisores pidiendo a los viajeros sus billetes correspondientes.

Trastorno Memetro, una ‘amnesia’ selectiva
El asunto, claro está, tiene su miga. Memetro es una aplicación útil, pero sobre todo orientada a la crítica social y la desobediencia civil organizada. Ha sido creada por una asociación cultural que dice reunir y defender a los “afectados por el Trastorno Memetro”.

Se trata de una (obviamente ficticia) amnesia selectiva: “La persona afectada es incapaz de recordar que según la normativa vigente de los transportes metropolitanos, ha de validar el título de transporte en la entrada de las instalaciones”.

El Memetro, explican, puede ser espontáneo y dura unos 75 minutos. “Cada año aumentan los casos en usuarios de todas las edades”, aseguran.
Toda la explicación de Memetro está rodeada de humor, pero también ironía y ácida crítica política y social. Este trastorno momentáneo “se produce después de un evento traumático, una imagen evocadora o un suceso mediático relacionado con la crisis económica mundial, la corrupción de la clase político, el aumento del precio del transporte público o el mal funcionamiento del servicio”.

David Proto, de la Asociación Trastorno Memetro, cuenta que su intención era en parte darle la vuelta a la situación de control que las empresas de transporte público tienen sobre los usuarios. “Ellos pueden ver con sus cámaras cómo nos movemos, en qué direcciones fluyen los grupos de viajeros. Lo que queríamos era darle un poco la vuelta, que los usuarios puedan controlar a los controladores”.

Insiste en que la aplicación informa, no anima a nadie a dejar de pagar el transporte. “Eso sí, en la app nunca se identifica a nadie en concreto. No queremos saber qué trabajador está dónde, porque ellos no tienen culpa de que suban los precios o el servicio empeore”. Asegura que algunos revisores incluso les han comentado que están de acuerdo con la aplicación. “Nos dicen que ‘si vosotros os avisáis, mejor para mí, una persona menos con la que tengo que enfadarme’”.

A las autoridades sin embargo la idea no les gusta tanto. “La Generalitat nos concendió un premio, una pequeña ayuda económica para continuar con la idea. El jurado estaba compuesto por artistas, pero a alguno de los políticos no le hizo gracia cuando supo de qué iba la cosa. A nosotros directamente no nos dijeron nada, ¿qué nos iban a decir? Lo que hacemos es perfectamente legal y legítimo”.

Aplicación de información colaborativa
Si eres uno de los afectados por este curioso trastorno, solo tienes que descargar la app, gratuita y disponible para Android e iOS, registrarte como usuario e introducir en qué ciudad utilizas el metro. A partir de ahí, podrás ver una lista de avisos que indican en qué estaciones hay un control de viajeros, ordenadas de los más recientes a los más antiguos.

Hay varias formas de visualizar la información, además de por orden cronológico: las alertas se pueden ver sobre el mapa, para ver qué zonas están más controladas y también filtrando por el tipo de transporte que estamos utilizando. Por último, la cuenta en Twitter de Memetro publica las alertas para poder seguirlas desde la red social (aquí la de Madrid y aquí la de Barcelona).

Ver más en LaAnet.com

Ver más en LaAnet.com

La información proviene de los propios usuarios, al avisar de los controles que se van encontrando, de la misma forma que funcionan otras aplicaciones para avisar de atascos y otras incidencias de tráfico. Se trata de un ejemplo de crowdsourcing, o utilizar a la comunidad como fuente, para estar siempre actualizado desde el terreno y en tiempo real.

Obviamente, Memetro solo funciona como sistema de alerta e información. El viajero que olvide adquirir y validar el correspondiente billete de metro y sea sorprendido sin él por los revisores se encontrará solo ante el peligro y tendrá que hacer frente a las consecuencias. Unas consecuencias que, según establece el reglamento del Metro de Madrid, son una multa “correspondiente a 20 veces el precio del billete sencillo”, es decir, entre 30 y 40 euros. En el caso de Barcelona, la multa alcanza los 100 euros, que se pueden reducir a la mitad si se paga en el momento.

Si el desarrollo de Memetro continúa como esperan, incluida una campaña de crowdfunding para reunir los recursos con los que añadir nuevas funcionalidades a la app, la asociación quiere crear lo que llaman una caja de seguridad: un bote con el que pagar las multas de aquellos que, aplicación en mano, no pudieron evitar al revisor.


[Solicitamos un, Me Gusta en nuestra página LaAnet en Facebook]

[SORPRENDETE!!! Tu Web de RECETAS de Cocina ]

[Aquí te dejamos un enlace a una web responsive realizada por LaAnet]

[Más ejemplos en nuestra web de trabajos realizados]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)