Vigilados en la red global

Las ‘cookies’ pasan de rastrear ordenadores a seguir a los internautas

Dice un viejo dicho en internet que si tú no pagas por un producto es que tú eres el producto. Pero lo cierto es que la mayoría de las veces, pagas y además eres el producto. La medición del éxito en internet y la publicidad requieren mecanismos cada vez más sofisticados para saber quién hay detrás de cada pantalla, cómo es y qué se le puede vender.

Hasta hace poco el instrumento único eran las ‘cookies’, pequeños archivos que emite una página web y que quedan almacenados en el navegador. Con ellas se puede reconocer el tipo de programa y de ordenador y ofrecer, por ejemplo, versiones según el idioma o el país, o saber cuánto tiempo la ha visitado un usuario, qué le ha llamado la atención y adónde ha ido después.

Pero el sistema se ha ido sofisticando cada vez más hasta llegar al nuevo concepto que ensaya Google con su Universal Analytics: una matrícula única que permite rastrear a un usuario en todos sus dispositivos (ordenador, tableta, móvil) y cruzar datos para establecer su perfil. De ahí a ponerle nombres y apellidos va un paso. Sobre todo, como Google, si tiene su tarjeta de crédito porque compra en su tienda. Es lo que el creador de Facebook, Mark Zuckerberg, definía como “el fin de la privacidad”, donde ya no valen los alias ni los seudónimos.

[Via ElPeriodico]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)