Internet de las cosas (II). Impresión 3D: de huesos a repuestos para la Nasa

Casi cualquier cosa se puede imprimir: materiales plásticos, comida e incluso tejidos humanos. La impresión 3D tiene potencial revolucionario que, si bien todavía no ha alcanzado al ciudadano de a pie, ya ha impactado a las empresas y a las industrias.

Prototipos impresos: de la idea a la realidad por la vía rápida
Ei impacto más inmediato y tangible está en la simplificación y abaratamiento del proceso de creación de prototipos. Tradicionalmente, cuando un equipo de I+D quería crear un prototipo físico de un nuevo diseño de lámpara, por ejemplo, o un simple soporte para fijar una cámara a una bici, tenía que hacer los planos, mandarlos al taller y esperar un tiempo hasta que estuviera listo. Una vez recibido se probaría, y cualquier modificación necesaria tendría que pasar por el mismo proceso. En determinadas industrias, como la automovilística, los talleres de prototipos pueden estar en otros país con la mano de obra más barata que el centro de diseño, con lo que el proceso se alarga y se añade un importante impacto medioambiental por las emisiones del transporte y la basura generada.

En la actualidad es suficiente con imprimirlo en el laboratorio con una impresora 3D disponible desde pocos cientos de euros. Estará listo en cuestión de minutos u horas, en función de su complejidad, y a un coste muy asequible. Una pequeña startup (puesta en marcha) puede hacer cosas que antes estaban reservadas a los laboratorios de grandes empresas, y los tiempos de desarrollo de productos se acortan notablemente.

Fabricación. ¿para qué pedir presupuesto si me lo puedo imprimir?
Gracias al abaratamiento de las tecnologías de impresión 3D, en determinados mercados merece la pena imprimir las piezas de repuesto en lugar de pedirlas al fabricante, para reducir costes y tiempos de entrega.

Esta manera de trabajar es particularmente interesante en equipos personalizados o productos en pequeñas cantidades. Siemens, por ejemplo, ha conseguido gracias a la impresión 3D reducir a una décima parte los términos de entrega de piezas de repuesto de sus turbinas de gas. Utiliza una tecnología que imprime directamente la pieza de repuesto con aleaciones súper resistentes en una máquina de impresión cercana al cliente final.

Esta estrategia de impresión in situ de piezas de repuesto es muy prometedora para lugares de difícil acceso por remotos o peligrosos, como una explotación petrolífera en el Ártico, o una estación espacial en Marte. La Nasa ya tiene planes para imprimir repuestos para satélites en órbita.

Esta tecnología, sin embargo, es muy improbable que se adopte para artículos de producción en masa. Saldría mucho más caro imprimir una cuchara en casa que acercarse a la tienda a comprarla.

Para la mejor compresión de este articulo os recomiendo leer el anteriores post de internet de las cosas. Cuando las cosas comienzan a pensar (I) 

Recordar que LaAnet organiza sesiones de Neuromarketing, situándote en el cómo funciona y cómo usarlo en vuestro negocioEl Neuromarketing es la técnica más eficaz del mundo para vender.

El próximo 13 de Abril es la siguiente. Nos encantaría contar con tu presencia.
Para asistir a nuestras sesiones gratuitas es necesario ser seguidor de LaAnet en Facebook y/o Linkedln y además solicitar la plaza al correo eventos@laanet.com.
Una vez cumplimentados estos requisitos lo confirmamos via mail.

Más información sobre Neuromarketing clicando en este enlace

por Melchor Saez de LaAnet

 

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)