“Arreglar el iPhone 4 solo merece la pena en una tienda de chinos”

La rotura de la pantalla por caída es la causa más común de avería en el ‘smartphone’, según un estudio publicado recientemente por Móvil Seguro. Casi un 60% de los usuarios que acuden al servicio técnico lo hace por esta causa y, si se encuentra fuera de garantía, se ve obligado a acatar el precio de reparación que proponga el fabricante. Sin embargo, existe una excepción: los iPhone 3G, 4 y 4S. Al calor de la popularidad de estos terminales ha surgido toda una red de establecimientos, regentados normalmente por ciudadanos chinos y paquistaníes, que ofrecen un arreglo más rápido y económico que la propia Apple.

Pedro es el dueño de un establecimiento situado en los aledaños de la plaza de Antón Martín, en Madrid. Su nacionalidad china sugiere que no ha revelado su nombre real, aunque es la denominación por la que le conocen todos sus clientes. Asegura haber reparado “más iPhones que Apple” y siempre con los mejores resultados. “Pido las piezas a los mismos sitios que las pide Apple; la diferencia es que yo te la instalo en el momento, delante tuyo si quieres, y los otros se quedan el móvil una semana”, explica a Teknautas.

Se trata de un negocio absolutamente legal, con la salvedad de que la manipulación del producto anula la garantía para el fabricante. “Llevo seis años en esta tienda. Si el móvil no ha quedado bien vienes y te lo vuelvo a arreglar; yo de aquí no me muevo”, dice Pedro con naturalidad. ¿Las piezas no son de peor calidad que las originales? “Este negocio es como cualquier otro. Hay quien compra piezas baratas que se terminan por romper: yo no hago eso. ¿Por qué? Porque si no estás contento no me recomendarás a tus amigos”, un auténtico problema en un negocio que se nutre exclusivamente del ‘boca a boca’.

Más barato, más rápido
Las tiendas de reparaciones ‘chinas’, como popularmente se las conoce, han proliferado enormemente, sobre todo en las grandes ciudades. Sus tarifas a la hora de cambiar una pantalla del iPhone oscilan entre 55 y 90 euros, y el plazo de entrega entre una hora y tres días. La opción oficial, la de Apple, tiene un coste de 161 euros y demora siete días. El cliente se puede decantar por una opción exprés -entrega en dos días- que tiene un sobrecosto de 290 euros e implica dejar 400 euros en fianza a Apple.

“Si el teléfono le ha salido gratis a una persona, ¿cómo van a cobrarle 200 euros por arreglarlo?”, reflexiona Pedro. “El iPhone solo vale la pena arreglarlo en los chinos”.

Sin embargo, la alternativa no vale para todos los terminales. Pedro sostiene que ni él ni los colegas que conoce se ‘atreven’ con la pantalla Retina porque “es muy cara, no merece la pena”. Lo mismo sucede con la del Samsung Galaxy SIII, que “sale por 150 euros de fábrica”.

[Via ElConfidencial]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)