Soluciones para las pujantes estafas vía SMS y WhatsApp @LaAnet #LaAnet_News

Un día recibes un SMS de un número desconocido que te dice que lleva tiempo intentando contactar contigo vía WhatsApp, pero que no lo consigue. Respondes a ese SMS sin pensar más allá y terminas pagando una pasta en tu factura de móvil sin comerlo ni beberlo. Ese es el último timo por vía telefónica que se ha destapado, y seguramente se ha destapado porque se ha hecho de forma masiva. El modus operandi es bien sencillo, y más viejo que el comer: jugar con la imaginación del primo, para que piense que contactando con el número en cuestión va a recibir algo bueno a cambio.

Los números Premium de mensajería se utilizan para proveer de servicios de ocio a los usuarios que se suscriben. En tiempos estos servicios eran de todo tipo, desde los más inocentes a los más picantones, y el mecanismo era bastante básico: la suscripción se gestionaba a través de SMS y se podía dar uno de alta, baja o modificar alguna característica de forma bastante sencilla (seguro que te suena la frase “envía ALTA al xxxxx”).

¿ Nos sigues en Twitter?

¿ Nos sigues en Twitter?

Era una moda, y digo era porque me tocó trabajar dando servicio técnico en un proveedor de infraestructura, del que no diré nombre. Los costes no eran, ni son, baratos, pero en cualquier servicio honesto de este tipo se especifican al detalle, y tanto el coste unitario como el coste mensual máximo están regulados.

Un caramelo para estafar al gran público
Lo que ocurre es que estos servicios Premium son un caramelo para cualquiera que piense en estafar al gran público. Para un estafador las reglas éticas son las que él mismo se pone, y de las leyes no digamos nada, porque si planea estafar no les tiene mucho aprecio. Si en vez de permitir el alta del servicio solo al recibir un SMS con “ALTA” exactamente, se permite dar el alta con cualquier texto de respuesta, ya tenemos el negocio hecho.

Para cuando nos pillen tendremos las arcas repletas si es que hemos desplegado nuestra red de forma eficiente. Porque ya sabemos que para que una estafa de este tipo prospere no hay más que utilizar la “fuerza bruta” que, aunque selectiva, inunde los móviles de los más crédulos. Suena fatal, y pido disculpas si algún afectado está leyendo esto y se siente ofendido, pero es simple jerga: así es como piensa el estafador.

Evidentemente no estoy llamando tontos a quienes han sido estafados. Las razones para contestar pueden ser múltiples, y esto no es lo mismo que un timo, en el que ambas partes juegan un papel moral bastante discutible (ejemplo, el timo de la estampita, donde uno quiere desplumar a un pardillo, y el pardillo quiere engañar al disminuido).

Podemos contestar porque sí, por casualidad, por despiste, por curiosidad, por morbo, por la esperanza de que nos haya tocado un premio (y de estos ha habido muchos engaños, sobre todo en web con banners que prometen que has ganado un iPad, con el cliente 1.000.000, y demás). Sea cual sea la razón para contestar, hemos picado y el siguiente SMS que recibamos ya nos lo cobran. Es posible que para cuando queramos darnos cuenta ya tengamos que abonar un plus nada despreciable en la próxima factura (existen límites diarios al envío de SMS Premium, pero no hay impedimento para que cuando te des cuenta te hayan enviado el máximo diario).

¿Qué pueden hacer los consumidores?

El problema es que si es una estafa clara, ¿por qué no se actúa rápido contra esto? Existen muchas plataformas que luchan contra este tipo de estafa, como FACUA (que está recomendando acciones a seguir) o Afectados por los SMS Premium, que informan sobre casos reales, te dan claves para denunciar y para saber qué hacer a la hora de solucionar el problema, y es algo que se agradece porque existen muchas personas que, por desconocimiento o por otro motivo, acaban picando en una estafa que permiten las operadoras móviles.

Lo que nosotros podemos hacer para que no te pase esto, ni con SMS Premium ni con los números de tarificación especial, como los 902 o 905, ni con tu cuenta de Twitter, es dar unos consejos básicos de “seguridad en las comunicaciones”:

• Responde solo a los mensajes reconocibles de tus contactos.

• Restringe los SMS Premium, ponte en contacto con tu operadora de móvil.

• Si el mensaje es misterioso, pero lo recibes de un contacto en el que confías, desconfía. Si tu madre no te habla en inglés, ¿cómo es posible que recibas un SMS en el idioma de Shakespeare?

• Puede que recibas un mensaje de un número desconocido. Antes de responder, búscalo en Google, que te dará pistas sobre si hay gente que denuncia estafas, o bien te dará la clave de quién es (lo que te puede recordar algo importante).

• Volviendo a un mensaje raro de un contacto tuyo,… si tienes dudas razonables, ¿por qué no contactas con esa persona por otra vía y le preguntas si te envió un SMS extraño, un tuit con un enlace misterioso? Así conseguirás saberlo, y además avisar a la persona en cuestión de que alguien está suplantando su identidad.

Utiliza la lógica y sobre todo, no hagas click, no respondas, no introduzcas tu número si antes no estás seguro de qué estás haciendo y por qué.

Lamentablemente, si en algún momento bajamos la guardia podemos estar aceptando algo que luego nos va a salir caro. Hasta donde yo sé, por casos conocidos, suele ser poco probable que la compañía operadora nos devuelva el importe que hemos pagado “sin saberlo”, porque a ellos no les importa que les digas que ha sido una estafa. Te pueden decir “¿por qué contestaste?”, pero nada más.

Es como si alguien, en una película de vampiros, le dice al secuaz de Drácula que por favor no le muerda, que ha cometido un error. El vampiro le contestará, “¿por qué me dejaste entrar, entonces?”.


[Solicitamos un, Me Gusta en nuestra página LaAnet en Facebook]

[SORPRENDETE!!! Tu Web de RECETAS de Cocina ]

[Aquí te dejamos un enlace a una web responsive realizada por LaAnet]

[Más ejemplos en nuestra web de trabajos realizados]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)