Las redes sociales como arma de guerra @LaAnet #LaAnet #redessociales

Al mismo tiempo que los cohetes de Hamás y los ataques israelíes se intensificaban en la Cisjordania ocupada, el hashtag promovido por Tyler Durden (@WasimAhmed89) #GazaUnderAttack se extendía como la pólvora en las redes sociales. Su mensaje, eso sí, era inexacto: se acompañaba de un montaje de fotos que no eran precisamente actuales. Las imágenes –tomadas en Siria, Irak y Gaza en el 2012– llegaron a alcanzar más de 8.300 retuits.

Haciéndose eco de la desinformación, la British Broadcasting Corporation (BBC) comunicaba esta semana que una investigación de la #BBCtrending había encontrado muchas más imágenes descontextualizadas haciendo uso del nombrado hashtag. “Algunas provienen de hasta 2009 y pertenecen a conflictos acaecidos en Siria e Irak”, reportó el medio de comunicación.

guerra

“Esto es Gaza ahora. Como de costumbre, no se mostrará en los periódicos”, tuiteaba una joven de 16 años, acompañando a la información con una fotografía tomada en noviembre de 2012.

Cómo detectar fotografías falsas en Twitter
Si eres de los que protege la objetividad en las redes sociales, quizá en más de una ocasión te has tenido que frenar a la hora de difundir cierto tipo de imágenes, pero ¿es posible detectar las fotografías falsas? ¿Quién las sube? ¿Se trata de una imagen nueva o antigua?

A diario se mueven millones de fotografías, infografías, montajes en las web y una vez que se empiezan a compartir en masa llega un momento en el que sus destinatarios pueden tomar esa información como verdadera cuando no lo es.

Entre otros consejos, los investigadores recomiendan mirar la URL de la fotografía. Mientras que en las reales la dirección contiene un lenguaje más formal, en muchas de las imágenes falsas aparecen frases incompletas y gran cantidad de abreviaturas.

En Twitter aconsejan usar herramientas como Twit-Digest, que permite buscar tuits de una determinada temática en los que se evalúa su credibilidad con un número de estrellas, a la vez que aseguran que tu búsqueda, en el caso de no encontrar resultados, se llevará a cabo con la menor brevedad posible. Además, suele ser útil recurrir a Google: haciendo click derecho sobre la imagen y seleccionando “buscar esta imagen en Google” obtendremos resultados de páginas donde se encuentra esa foto.

En cuanto a la fecha concreta de la fotografía, las cámaras digitales imprimen un conjunto de datos como la fecha, hora, tipo de cámara y lentes utilizadas. Esta información se conoce como metadatos. Sin embargo, se necesitaría el original para conocerlos mediante una serie de programas de tratamiento como, por ejemplo, Adobe Photoshop o Google Picasa. A nivel usuario, resultaría difícil averiguar el origen de una imagen que recogemos en una red social, solo se conseguiría por el contexto de la misma.

En su día, la página especialista en virales BuzzFeed elaboró un cuestionario para poner a prueba a sus lectores: ¿te ves capaz de detectar fotos falsas en Twitter?

¿Quién publica el vídeo? ¿Se trata de uno nuevo o antiguo?
En cuanto a los vídeos, Amnistía Internacional ha creado una nueva página para descubrir su origen. La web, llamada Citizen Evidence Lab, permite realizar un amplio cuestionario online que ayuda a catalogar paso a paso el video investigado. Además, cuenta con varios tutoriales para aprender a buscar otras versiones en internet o cómo ubicar en Google Earth las imágenes de esa grabación.

La puesta en marcha de esta iniciativa, orientada sobre todo a vídeos de YouTube, pretende favorecer la colaboración entre periodistas profesionales y ciudadanos que quieran verificar vídeos de origen discutible.

Esta no es la primera vez que este tipo de información errónea golpea internet. El conflicto sirio, los disturbios en Irak y la muerte de Bin Laden ya han dado lugar a un tráfico masivo de fotografías erróneas.

Hoy, más del 60% de los menores de 35 años emplea como segunda fuente de información las redes sociales pero, desde Twitter, avisan que cualquier contenido, ya sea expuesto de forma pública o transmitido de manera privada, es responsabilidad exclusiva de la persona que lo generó. “No aprobamos, apoyamos, manifestamos o garantizamos que las comunicaciones realizadas a través de los servicios sean completas, veraces, precisas ni fiables. Bajo ninguna circunstancia asumirá Twitter responsabilidad alguna por el contenido”.

Ahora es tu turno Nos dejas tu opinión

Ahora es tu turno
Nos dejas tu opinión

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)