Masteresting, la red social de hombres

Hace tan solo unos meses, Brandon Patchin estaba sentado con su mujer en la cocina de su casa. Ella le explicaba las razones por las que utiliza Pinterest, la red social que permite compartir imágenes publicándolas en un tablero. Mientras la mujer de Randon le enseñaba fotos de flores, postres caseros y prendas de vestir de moda (contenidos que abundan en esta red social), Brandom tomó una decisión: tenía que hablar con su amigo Jesse Michelsen. Desde la misma cocina se puso en contacto con él a través del chat y llegaron a un acuerdo: crearían un clon de Pinterest, donde “los chicos” pudieran compartir lo que a ellos les gusta. Había nacido Manteresting. A los dos días, Randon había comprado el dominio. Cuatro meses más tarde, tenían la plataforma desarrollada. Hoy cuentan con “unos miles de personas” activas y registradas. El 80% de ellos son hombres y el 20% mujeres. Una proporción prácticamente idéntica a la de Pinterest pero inversa en lo que a cuestión de géneros se refiere. A lo que hay que añadir que, en Pinterest, las mujeres son cinco veces más activas que los hombres.

Cuando allá por el 2011, la revista Time eligió a Pinterest como uno de los mejores sitios de Internet del año, esta red social aún no se había consolidado como una plataforma de referencia. Desde aquel entonces le han salido multitud de imitaciones: para contenido vídeo (Chill), para diseñadores (Dribbble), amantes de la moda (stylesays) o Gentlemint, una red donde proliferan las imágenes de deportes, cervezas y música y que nació, como una broma, en respuesta al dominio de los contenidos femeninos en Pinterest. Al igual que estas “plataformas clones”, Manteresting no oculta su condición de imitador de Pinterest. Las diferencias con esta red social son mas bien una cuestión de detalles semánticos e iconográficas. Si en Pinterest se “Pinchan” (Pin) las imágenes, en Manteresting se “Clavan” (Nail). Si un contenido “Te gusta” se señala con un “Bump” (golpear hacia arriba) representado por un martillo y un clavo. Si “No te gusta”, marcas un “Shame” (vergüenza). La mecánica para la publicación de contenidos también es prácticamente idéntica a la de Pinterest. Para tranquilidad de todos los géneros, en Manteresting están prohibidos los contenidos abiertamente sexuales, racistas u ofensivos.

Desde el lanzamiento de esta nueva red social, allá por donde van, a Random y Jesee les persiguen dos preguntas: ¿las mujeres pueden usar Manteresting? y ¿tiene sentido crear una red social para los hombres?. Random y Jeese responden a ambas cuestiones con datos en la mano: Si, las mujeres son bienvenidas. Una buena prueba de esto es que el 20% de la base de datos de personas registradas en Manteresting se compone de mujeres. Un porcentaje que sube al 40% en la página de Facebook. Respecto a la segunda cuestión, Random y Jesse responden con un contundente: “la última vez que consultamos la cifra de la población masculina comprobamos que somos 3,5 mil millones de hombres. Y añaden entusiasmados: ¡Es nuestro momento!”.

[Via ElPais]

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)