Redes sociales: Las dos caras de los usuarios

Los usuarios muestran dos facetas muy distintas, basadas principalmente en su lado personal y el profesional

Los usuarios no se muestran del mismo modo en todas las redes sociales, cada una de ellas supone un entorno distinto, que posee unos atributos característicos, y unas pautas de conducta determinadas. Linkedin ha querido averiguar el comportamiento de los usuarios en cada red social, para ello ha llevado a cabo el presente estudio, de la mano de TNS, entre más de 6000 usuarios de las redes sociales, ubicados en doce países.

La finalidad principal es averiguar cómo se desenvuelven en una red relacionada con el ocio, o en aquella con un marcado tinte profesional, con el fin de que las empresas sepan cómo acercarse a ellos en cada caso.

Ha quedado patente una marcada división en el modo de actuar en función del tipo de red social. La gente utiliza las redes sociales por diferentes razones. Los usuarios muestran dos facetas muy distintas, basadas principalmente en su lado personal y el profesional:

Diferentes modos de expresarse en cada caso, distintas emociones. En general, en las redes sociales de uso personal predomina el ocio y la diversión, junto con aquellos sentimientos más íntimos y reservados, como puede ser la nostalgia o las demostraciones de sincera amistad. En cambio, cuando utilizamos las redes en un plano profesional, emergen nuestras aspiraciones, logros y éxitos conseguidos.

En las redes sociales consideradas como personales, nos dedicamos a pasar el tiempo, a disfrutar de nuestros momentos de ocio, estando en contacto con aquellas personas con quienes realmente nos apetece estar. Es otra dimensión de nuestra vida social, donde podemos entretenernos y matar el tiempo con quien elijamos voluntariamente. El tipo de información que tiene cabida en este ámbito es la referente al ocio, los intereses personales, los amigos, o la familia.

En cambio, cuando se trata de hablar de nuestro lado más profesional, se da un giro en el uso del tiempo, aquí no se malgasta, sino que lo invertimos en mejorar nuestra imagen, el modo en que nos mostramos al exterior. En definitiva, prestamos especial atención a transmitir una imagen seria y responsable. Nuestras interacciones tienen una orientación clara, están dirigidas a buscar oportunidades laborales, a crear sinergias y hacer networking, todas nuestras acciones tienen un claro interés profesional. Los temas más recurrentes en este entorno son los relacionados nuestra trayectoria profesional o con el mundo empresarial.

Ante esta disyuntiva, las marcas deben saber cómo actuar en cada situación. En función del modo de actuar que se evidencie en cada caso, la estrategia a seguir por la empresa será distinta. Deben saber dónde apelar a las emociones más íntimas y dónde adoptar una postura más seria. Por un lado su estrategia puede estar enfocada a demostrar la capacidad de la empresa para aportar contenido exclusivo, relevante para sus expectativas profesionales, en aras de conseguir establecer una relación sólida, y por otro puede aportar experiencias centradas en el ocio y diversión. Independientemente, todas las acciones deben estar encaminadas a conseguir una relación fructífera para ambas partes.

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)