El 83% de los usuarios admite problemas para usar nuevos dispositivos

Muchos consumidores no saben configurar aparatos como los monitores, smartwatches, termostatos inteligentes o sistemas de seguridad.

Dnuevos_dispositivos

El 83% de consumidores admite problemas para usar nuevos dispositivos tecnológicos. Entre las causas principales, se destaca lo complicado que resulta utilizarlos y los problemas de configuración que lleva consigo su puesta en marcha, según datos de un reciente estudio internacional.

Las cifras forman parte de una investigación publicada por Accenture, “Conexión con el consumidor digital en el nuevo mundo conectado”, con los resultados de encuestas a 24.000 personas, de 24 países del mundo, incluida España.

Según el estudio, la inmensa mayoría de entrevistados manifiesta problemas para usar nuevos dispositivos como los monitores de fitness y otras tecnologías “ponibles”, como los relojes inteligentes, pero también termostatos con conexión a internet, sistemas tecnológicos de entretenimiento en vehículos o cámaras de vigilancia y sistemas de seguridad con acceso a la red.
El 21% reconoce que los nuevos dispositivos les resultan “demasiado complicados” de utilizar, mientras que el 19% admite que les plantean “problemas de configuración” y otros tantos advierten de que los mismos “no funcionan como dice la publicidad”.

El 33% apunta a “la facilidad de uso” como criterio más relevante para decidir qué producto comprar, mientras el 29% destaca las “características y funciones” del aparato como requisitos también importantes y el 22% procura comprar productos con “marca de confianza”.

El 12% prevé adquirir un monitor de fitness con tecnología “ponible” en los próximos doce meses, y el porcentaje aumenta hasta el 40% a cinco años vista. Del mismo modo, apenas un 12% se plantea un reloj “inteligente” en el próximo año, pero el 41% espera hacerlo en cinco años.

Entre las categorías con mayor intención de compra en los próximos cinco años figuran las cámaras de vigilancia y los sistemas de seguridad domésticos con conexión (41%), los termostatos inteligentes (39%), los sistemas de entretenimiento en vehículos (37%), las impresoras 3D domésticas (35%) y las gafas “ponibles” (35%).

La intención de compra se reduce en el caso de los dispositivos tradicionales, como “smartphones” o teléfonos “inteligentes”, tabletas y televisores de alta definición.

Si te ha gustado este artículo puedes completarlo dejando un comentario o bien puedes suscribirte al feed y recibir las entradas futuras en tu lector de feeds.

Comentarios

No hay comentarios todavía.

Deja tu comentario

(requerido)

(requerido)